Jueves, 01 de septiembre de 2011

Odio la gente destruidora de sueños, que se cree superior a ti, que te pisotea cada vez que te quieres levantar.

Odio a esta gente vacía, que solo se satisface temporalmente viendo cómo sufren los demás, sin que este hecho les aporte nada.

Gente que está tan segura de sí misma, que sabe que no alcanzaremos lo que deseamos, solo porque ellos no lo consiguieron. ¡Pues a ver si están tan seguros de que de veras caen bien a todo el mundo!

Van de líderes por el mundo, cuando ni ellos mismos saben lo que quieren. Solo saben imitar, imitar lo que les parece correcto delante de la gente, hablan de lo conveniente, juzgan a las personas por sus posibles malas acciones cuando son ellos quienes las cometen muchas veces.

Estos hipócritas parece que aportan mucho a la sociedad, pero en realidad no añaden nada nuevo, por lo que ayudan a que todo siga igual, sin ningún cambio.

Terribles pueden ser cuando están rodeados de personas, pues son capaces de humillar a quienes quieran.

Sin embargo, resultan indefensos cuando se encuentran solos, y muchas veces, más débiles de ánimos de lo que habitualmente parecen.

Quieren ir a la vanguardia, pero siempre de algo que hayan visto de otros, pues nunca se atreven a cambiar por ellos mismos.

Por lo tanto, no solo es gente destruidora de sueños, sino también destrozaimaginación y destrozacreatividad, en resumen, monstruos devoradores de la personalidad y de la libertad.

 

 


Publicado por Jmee @ 19:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios